Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | June 25, 2022

Scroll to top

Top

Martes 14 de agosto de 2012

Un discurso para la gilada que aplaude

CFK se lamenta porque no puede emitir dólares. Debería lamentarse de producir una moneda de tan mala calidad como el peso.

Tweet #DiscursoParaGilada

En su discurso sobre algo parecido a economía, Cristina Fernández de Kirchner afirmó: “los únicos que emiten dólares están en Washington, miren que bárbaro si uno pudiera”. Esta sola afirmación muestra su grado de desconocimiento sobre qué es moneda o bien fue un discurso para la gilada que la aplauden como monigotes.
¿Cuál es el punto? Que CFK, más que lamentarse porque no puede emitir dólares, tiene que preguntarse por qué la gente prefiere los dólares a los pesos. O, si se prefiere, por qué el BCRA no produce una moneda de tan buena calidad que pueda competir con el dólar.
Y la respuesta la va a encontrar en que la gente prefiere el dólar aún desconociendo qué hay en el balance de la Reserva Federal. ¿Por qué  la gente elige el dólar? Porque confía en que los gobiernos norteamericanos, con todas las macanas que pueden hacer en materia de política económica, no llegan a los límites que llegamos en Argentina.
Hoy día en el mundo impera el patrón aire, es decir, detrás de cada moneda no hay oro que lo respalde sino la confianza de la gente en la calidad de las instituciones de los países que emiten cada moneda. Los países con más calidad institucional, respeto por los derechos de propiedad, disciplina fiscal y monetaria tienen monedas más confiables que los que no respetan las instituciones, ni la propiedad privada y, además, tienen un desorden fiscal y monetario.
Como el famoso modelo no respeta la propiedad privada, tiene reglas imprevisibles, desborde fiscal y un desastre de política monetaria, CFK no tiene que envidiar a EE.UU. porque emite dólares, sino mirar sus propios errores para darse cuenta que el peso no es una moneda aceptada como el dólar. Sencillamente porque no sirve como reserva de valor gracias a su política que no tiene metas de inflación, sino de “crecimiento”.
En síntesis, el problema no es que ella no puede emitir dólares, sino que emite unos pesos que no sirven para nada. Un verdadero discurso para la gilada que aplaude incondicionalmente.