Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | November 24, 2017

Scroll to top

Top

Jueves 21 de octubre de 2004

Andrés Cisneros: “América Latina no existe para Kerry ni para Bush”

En pocos días más se llevarán a cabo las elecciones en Estados Unidos, el mundo entero está pendiente y la Argentina no es la excepción. Sin embargo, ¿el triunfo de uno u otro candidato influirá realmente en las relaciones entre ese país y el nuestro? ¿Acaso Bush o Kerry nos han incluido en su agenda? En esta entrevista, Andrés Cisneros, ex secretario de Relaciones Internacionales, analiza la campaña electoral norteamericana.

– Se está hablando mucho de esta campaña electoral en Estados Unidos. ¿Por qué se dice que es diferente a las otras?

– El dato esencial en esta campaña es que es la primera vez que en Estados Unidos van a elegir un presidente después de haber sido atacados en su propio territorio. En más de 200 años de historia, este país no había tenido guerra en su tierra.
Por eso el 11 septiembre fue un vuelco total y fundamental en la política externa e interna de Estados Unidos. A partir de ahí, dicen: “hemos sido atacados en nuestro territorio, ahora todos nuestros criterios políticos van a cambiar”. Desde entonces, exacerban el criterio de la seguridad y este aspecto se vuelve esencial para ellos. La seguridad lo es todo y es una cuestión esencial que tiñe la vida política y la campaña electoral.
Fíjese que cuando se inicia la campaña y los demócratas tienen que elegir un candidato, el lema del partido no era Kerry o éste o aquel, sino “cualquiera menos Bush”. O sea, Bush ya estaba presente en la campaña demócrata antes de empezar. Y no pudieron sacarse el San Benito de la seguridad hasta el día de hoy.
La gran victoria preelectoral de Bush consistió en que el tema que más lo favorece, que es justamente el tema de la seguridad y del 11 de septiembre, es el tema dominante de la campaña y no se lo pudieron cambiar.

– ¿En qué sentido dice “no se lo pudieron cambiar?

– Bush padre, que había ganado la guerra del Golfo, trató de lograr la reelección en base a ese tema. Pero el candidato demócrata, que en ese momento era Bill Clinton, logró mover el eje de la campaña y estableció como nuevo tema dominante la economía. Ganó con eso. Bush hijo ha conseguido que el tema de la seguridad, aun disputándose el lugar con el tema de Irak, sea el eje principal de la campaña. Y el norteamericano medio lo identifica más a Bush como un comandante en jefe más práctico que lo que sería su oponente Kerry. De manera que, más allá de quien gane, los demócratas esta vez no han conseguido arrebatarles el tema de la seguridad a los republicanos e imponer otro eje de campaña.

– ¿Hay diferencias entre lo que proponen ambos candidatos respecto de la economía?

– No. Básicamente ese tema no es un diferenciador.

– ¿En los debates que se han llevado a cabo se han discutido ideas de fondo?

– Realmente, no. Y fíjese qué curioso. Es unánime que los debates los ganó Kerry y, sin embargo, no le dieron puntos suficientes para ganarle a Bush. Aparecen empatados en las encuestas. Y ahora los republicanos especulan con que los últimos indecisos son más conservadores y tenderán a votar a favor de lo que hay para no cambiar, es decir, por ellos.
De manera que el tema económico en el cual Kerry podía sacar una ventaja y en el cual se lo considera más ducho, no permitió sacar más puntos ser porque no logró establecerlo en la agenda electoral como importante.

– ¿Para nosotros quién sería mejor que gane?

– En realidad, creo que nos engañamos todos nosotros tratando de ver quién gana y quién pierde y cuál es el que más nos favorecerá a nosotros. Lo cierto es que no cambia mucho, y para países como la Argentina, no cambia nada.

– ¿Usted vio los tres debates?

– Sí.

– ¿Se habló en algún momento de América Latina?

– Sí, en el último.

– ¿Y se dijo algo importante?

– América Latina no existe para ninguno de los dos candidatos. Esto es así. En la plataforma electoral demócrata, por primera vez en la historia, no aparecemos. Y en la plataforma republicana, cuando aparecen los países de confianza del continente, mencionan a los lógicos: México, Colombia, Brasil y Chile. Nosotros no aparecemos en la plataforma electoral de ninguno de los dos partidos. La Argentina ha desaparecido del mapa vía su propia incompetencia. No nos toman en cuenta.

– O sea que para nosotros, gane Bush o gane Kerry, es exactamente igual. ¿Si ganara Kerry, el Fondo Monetario Internacional sería más flexible o habría mejores acuerdos comerciales?

– Ciertamente, no. Si gana Kerry, lo más probable es que haya mucha diferencia de matices y de personalidad. Seguramente no abandonaría, pero sí aligeraría mucho, el unilateralismo que tiene Bush que no pide opinión a nadie, pero eso no es más que una cuestión de estilos de gobierno.
En el tema del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) algunos dicen que los demócratas son más favorables porque los republicanos son más proteccionistas. Pero, la verdad es que el ALCA está ya tan lavado que lo que se firme finalmente no creo que represente un gran paso.

– ¿Es cierto que Perú está tratando de hacer un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos en este momento?

– El ALCA ha quedado reducido a una “ALCA light” y se supone que el año que viene se va a firmar una cosa muy suavecita y el resto de los temas, que son los que de verdad interesan, se van a firmar como el rayo de una rueda, con Washington en el centro y todos nosotros en las puntas opuestas. Se van a firmar con acuerdos directos con cada país. Se supone que Perú está en esto. Los países ya están firmando acuerdos directos con Estados Unidos. Nosotros llegaremos últimos. Como de costumbre, en estos casos.

– Queda claro que a los argentinos no nos cambia en nada el hecho de que gane Bush o que gane Kerry. Pero, ¿al mundo?

– Sí, ahí es otra cosa. Me parece que, si gana Kerry, vamos a volver a una relación más gentil con el resto del mundo, pero más peligrosa con aquella parte del mundo que es hostil con nosotros. Y si gana Bush y persiste en este estilo unilateral que tiene, que a mi entender es muy equivocado, quizás tengamos más éxitos represivos y policiales pero el polvorín se va a incrementar. Lo único que Occidente no debe hacer es convertirse en aquello contra lo que está combatiendo. Y las formas y los métodos que está empleando Bush están muy mal vistos en todo el resto de los países. Las encuestas en el mundo dan 5 a 1 favor de Kerry. Nunca ocurrió algo así.

– ¿Pero eso no es más una expresión de deseo?

– En realidad, es un 5 a 1 en contra de Estados Unidos. ¿Y usted sabe qué país encabeza esto?

– Francia.

– No, Argentina. Y después Francia. De manera que alégrese, somos líderes en algo más. Tenemos el riesgo país más alto, tenemos el primer puesto en el anti-norteamericanismo. Así que podríamos decir que nuestra posición internacional es muy sólida, si me permite la ironía.

– Ya que estamos hablando de elecciones, prontamente se van a dar en Uruguay.

– Sí, el 31 de octubre.

– ¿Qué está pasando por allí?

– Parecería ser que se está reproduciendo el fenómeno de América Latina. Es una región que se maneja por olas. En los 90 hubo una ola liberal y todos los países tuvieron gobiernos liberales. Ahora, vino una ola progresista y se instaló en el resto de América del Sur: Lula, Toledo, Kirchner y ahora Tabaré Vázquez, que es el que parece imponerse en Uruguay. Hay una especie de ola continental que creo muy difícil que se pueda superar.

– ¿No le parece que de todas formas el progresismo de Lula o inclusive el de Lagos es diferente al de Kirchner y al de Chávez?

– Sin duda.

– El estilo progresista de Chile es más parecido al progresismo de Europa a la usanza de Felipe González…

– Es así. Y está tan claro que hay un eje consolidado entre Brasil y Chile, con un poco de Colombia, versus otro eje que somos nosotros, con Chávez y Fidel Castro, que sólo Dios sabe adónde nos va a llevar. © www.economiaparatodos.com.ar




Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)