Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | September 24, 2020

Scroll to top

Top

Jueves 21 de junio de 2007

La memoria selectiva de Eduardo Duhalde

En su reciente libro, titulado “Memorias del incendio”, el ex presidente repasa los acontecimientos y las decisiones que marcaron los primeros cuatro meses de su gobierno con una visión de los hechos un poco distorsionada.

El poco atractivo Eduardo Duhalde será, seguramente, recordado como uno de los peores presidentes de la historia argentina en cuanto a “calidad de gestión”.

En rigor, el pequeño Duhalde, que no ha podido desprenderse de la fea sombra del narcotráfico que se proyectó durante su gestión en Lomas de Zamora, después de haber intentado alcanzar la primera magistratura de nuestro país a través de las urnas terminó siendo ampliamente repudiado por la gente y sólo pudo acceder a ella “por la ventana”, en medio de una crisis que (según algunos) él mismo impulsó, acompañado por quienes se beneficiaron enormemente con la manera en que, “asimétricamente”, Duhalde resolvió hacer las cosas.

Como si eso fuera poco, ante la magnitud de las dificultades de toda suerte que, como presidente, Duhalde (conforme a su juramento) debía resolver, terminó huyendo despavorido (antes de tiempo), sin advertir, en su torpeza, que en el escenario internacional las cosas habían ya cambiado fundamentalmente para la Argentina y que, con sólo flotar, la bonanza se iba a apoderar rápidamente de nuestro país, hiciéramos lo que hiciéramos. Como le tocó en suerte a Néstor Kirchner.

Además, como resultado de su acendrado odio a Carlos Menem, Duhalde no vaciló un solo instante en ponernos a todos en manos de Kirchner, lo que no es poca cosa. Lo más insólito es que, en el partido que hace un poco veraz culto de la lealtad, su sucesor constitucional le pagó birlándole abiertamente a su secretario personal, a su médico de toda la vida y a algunos otros compañeros de la juventud, quienes no titubearon en trabajar para el sol que aparentemente calentaba más y abandonaron a un Duhalde, quien había aspirado a un rol influyente y terminó condenado a tener que “mirarla pasar”.

Ahora que mucha gente pareciera haberse cansado de la intemperancia, las intimidaciones, las amenazas, la arbitrariedad y la evidente mala educación de Kirchner, Duhalde comienza –apresuradamente– a construir (en mi caso, a inventar) una historia que justifique las medidas que en su momento él tomó y de las que es responsable. Para ello, acaba de publicar un libro absolutamente increíble, titulado “Memorias del incendio”. A juzgar por las reflexiones que allí me dedica, se trata de una obra poco creíble. Muy poco creíble, más bien.

En efecto, Duhalde me atribuye dos cosas. La primera, haber sido el autor de un “plan” que, según él, intentaba reemplazar a la estrategia que otros habían diseñado para él. Falso, de falsedad absoluta. Jamás hice ningún “plan” como el que me atribuye Duhalde basándose en un artículo de un periodista de Página/12, que inventó el “cuento” por alguna sospechosa razón. Nunca. Duhalde aspira a que la “cultura de la repetición” transforme, de pronto, una mentira total en verdad, lo que es imposible. Yo ya he desmentido públicamente lo que el referido medio intencionadamente en su momento me atribuyó, pero Duhalde no lee y parece no haberlo advertido.

La segunda es una bajeza peor. Lo que, a la vista de la historia, no me sorprende. Duhalde insinúa, esta vez basado en los dichos de Miguel Bonasso (cuyo conocido pasado me exime de comentarios), alguna conexión “conspiratoria”. Bonasso, recordemos, había hecho una “denuncia-escándalo” respecto de los concurrentes a una comida que presuntamente había tenido lugar en el Regimiento de Patricios. Nunca comí allí. Ni fui invitado. Jamás. Ni por casualidad. Y, todavía más, el día en que el izquierdista radical Bonasso me incluyó arteramente en una supuesta lista de invitados yo estaba en el exterior, lo que es fácil de probar, como oportunamente publiqué en una carta de lectores aparecida en el diario La Nación, que Duhalde decidió –una vez más– ignorar supinamente.

Dos mentiras, entonces, que Duhalde intenta –burdamente– transformar en verdades, lo que no puedo sino desmentir y repudiar. © www.economiaparatodos.com.ar

Emilio Cárdenas se desempeñó como representante permanente de la Argentina ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).


\"\"
Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)