Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | May 26, 2020

Scroll to top

Top

Martes 26 de agosto de 2014

Si bien parece temprano el mercado sigue intentando forjar pisos

Si bien parece temprano el mercado sigue intentando forjar pisos

Esta semana cerró con variaciones leves pero negativas en Chicago, aunque cuando vemos los precios en el mediano plazo, claramente se están forjando pisos. Sin embargo al mercado le cuesta mucho despegar desde estos niveles

Recordemos que venimos influenciados por una campaña gruesa norteamericana impresionante desde el punto de vista del fuerte incremento de área sembrada de soja, con leve merma en maíz, como por el acompañamiento del clima, que estaría augurando rindes muy buenos.

Sin embargo pareciera que estos factores están ya descontados en precios, y que los operadores están tratando de ver que viene por detrás de esto. Sin embargo parece algo temprano, ya que todavía deberemos ver como terminan resultando realmente los rendimientos. Esto lo veremos en la medida en que entren las cosechadoras.

En lo que hace al trigo, el mercado encontró esta semana que la producción canadiense sería menor a lo esperado. A ello hay que sumar los problemas de excesos de humedad tanto en EEUU como Europa y la zona del Mar Negro, que habrían generado poca disponibilidad de trigo de alta calidad, y demasiada de trigo forrajero.

En el plano local, los productores están vendiendo maíz aún a precios que están por debajo de los 1.000 $/tt por la presión de una cosecha  muy complicada, mientras que guardan la soja, que tiene un mercado más abierto y con presencia de compradores constante. Sin embargo se vio a las fábricas un tanto más remisas a pagar premios que en semanas anteriores.

En tanto la preocupación pasa por los precios a cosecha nueva, que están comprometiendo seriamente la rentabilidad.

 EL CROP TOUR DE PROFARMER CONFIRMA GRAN COSECHA DE MAIZ Y SOJA EEUU

Esta semana se llevó adelante el CROP TOUR de PROFARMER. Luego de recorrer la zona de cultivos se llegó a los siguientes resultados:

  • Maíz: producción esperada 358,1 mill.tt. +1,6 mill.tt. vs USDA,  rinde 106,3 qq/ha +1,2 qq/ha vs USDA
  • Soja: producción esperada 103,7 mill.tt. -0,1 mill.tt. vs USDA,  rinde 30,5 qq/ha sin cambios vs USDA

Como se puede ver en definitiva los datos vertidos por el CROP TOUR no son muy distintos respecto de lo que predecía el USDA. Sin embargo en la mezcla vemos condiciones muy buenas en el sur y este, y cultivos más complicados hacia el norte y oeste.

Por otro lado se observan lotes que vienen madurando algo tarde y que son vulnerables a las heladas. Deberemos seguir de cerca el desarrollo climático para ver si esto termina generando algún inconveniente más adelante.

LA EXPECTATIVA PASA AHORA AL AVANCE DE LA COSECHA NORTEAMERICANA, QUE LIMITARÁ LOS INTENTOS DE SUBA

Superada la instancia del CROP TOUR quedaremos ahora a la espera de la concreción fáctica de estos datos. Cuando la trilla comience a ganar ritmo, empezaremos a observar los rindes reales versus los esperados por el USDA.

La trilla en EEUU comienza por el sur y se va moviendo hacia el norte. Por ello se deberá esperar a que el avance muestre tendencias firmes para poder sacar conclusiones. Recién cuando el 50% cosechado podremos dar por cerrado este capítulo. En el mientras tanto la combinación de la presión de cosecha y el juego entre rindes esperados y reales, mantendrá al mercado enfocado en la oferta, y será difícil extraer datos positivos de allí.

De hecho gran parte de la fortaleza de la soja se explica por la baja disponibilidad de porotos, frente a una demanda que sigue activa, mientras que desde Sudamérica, y específicamente Argentina, los granos son difíciles de originar a estos precios. Sin embargo esto podría cambiar rápidamente una vez que estén disponibles los granos de EEUU.

LUEGO SERA EL TURNO DE LA DEMANDA, QUE VIENE ACTIVA, PERO TODAVÍA NO MARCA UNA TENDENCIA DEFINITIVA

Venimos remarcando que el foco del mercado se ha concentrado en la oferta, que es el factor que está definiéndose, pero es importante observar también el dinamismo de la demanda. La misma también se muestra firme, incentivada por los bajos precios.

De hecho los valores de los granos están muy bajos respecto al valor de la hacienda o de la energía. Eso redunda en márgenes de ganancia para el procesamiento de la materia prima muy abultados, que deberían en algún momento bajar a niveles más razonables. La pregunta es si esto pasará al alza, subiendo el precio de los granos por la presión  compradora de los procesadores, o a la baja por considerarse demasiado altos los precios de la carne o de la energía.

El proceso de cambio en cantidad y calidad de la demanda de alimentos sigue firme, mientras que si bien la conversión de maíz y soja en energía ya no crece al ritmo que tuvo cuando recibió el empujón de los subsidios y el corte obligatorio, tampoco desciende, con lo cual sería raro observar una baja en los productos finales. Esto tiraría de los precios de los granos a la suba.

El problema de la demanda es que se va plasmando lentamente. Semana a semana vamos teniendo como indicador la marcha de las exportaciones semanales norteamericanas, el uso de maíz para etanol; mensualmente datos de molienda de soja, importaciones de China, y trimestralmente datos de stocks de EEUU. Sin embargo la demanda puede iniciar a paso firme, y luego tranquilizarse más adelante. Es por esto que hay que aguadar a estar avanzados en la campaña para detectar patrones claros en la misma. Por ello es demasiado temprano para que esto tire de los precios al alza.

El año pasado, la demanda comenzó a plasmarse en las planillas de oferta y demanda del USDA, y a darle pisos a los granos a partir de diciembre/enero. Este año el «timing» podría ser similar.

CUAL SERA LA REACCION DE LA OFERTA SUDAMERICANA? CONTRACCIÓN DE ÁREA DE MAÍZ, CON EXPANSIÓN DE SOJA

El otro factor a considerar será el siguiente movimiento de la producción. Se aproxima la temporada de siembra en Sudamérica. Ante los bajos precios lo esperable sería que la producción se contrajera. Esta es claramente la tendencia en el mercado de maíz. Sin embargo para este grano EEUU es el principal actor, y con oferta firme en ese país, los ajustes en el resto del mundo no son tan relevantes.

En el caso de la soja años anteriores se ha hablado del «put gratis de Brasil», en referencia a que si los precios son demasiado bajos, el área de siembra en Brasil se contraería dados los altos costos de producción, sobre todo en el noroeste donde la agricultura se expandió en los últimos años. En dicha región hay costos muy altos de transporte y fertilizantes, mientras que el costo de la tierra no es tan gravitante. Por ello la decisión de sembrar o no hacerlo depende más de los costos variables que de los fijos, y en conclusión una caída de precios debería llevar a reducción de la superficie.

Sin embargo fuentes brasileñas hablan en forma unánime de un aumento de área del 4%, con perspectivas climáticas que lucen conducente a buenos rendimientos. La justificación de esto viene del lado que los cultivos alternativos arrojan resultados aún peores que los de la soja, y por otro lado se cuenta con un empuje del tipo de cambio.

En Argentina ocurre algo similar. El área de maíz caería fuertemente. El servicio GEA de la Bolsa de Comercio de Rosario habla de una merma de 20% en zona núcleo para el maíz, mientras que la Bolsa de Cereales de Buenos Aires proyecta una contracción de 10% para todo el país. Esa superficie que no iría a maíz, pasaría a soja.

En tanto en las zonas marginales podría haber un retorno de superficie a la ganadería, especialmente porque la caída del valor del grano fue fuerte, mientras que la hacienda  muestra valores sostenidos. Esto podría hacer que el área de soja finalmente se mantenga constante, pero que el área dedicada  a granos en su conjunto se contraiga.

El problema es vislumbrar cual sería el punto final de un mercado que habría exagerado la baja de precios por la mayor oferta norteamericana, debiendo incorporar el efecto de un consumo que presumimos sería más elevado que lo que se viene proyectando, pero que además tendría nuevo empuje por el lado de la oferta sudamericana.

 

Fuente: Austral Agroperspectivas