Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | February 5, 2023

Scroll to top

Top

Viernes 19 de julio de 2013

Así dadas las cosas, se viene un año “soja-intensivo”

Así dadas las cosas, se viene un año “soja-intensivo”

Todos los caminos perecieran indicar que, una vez más, la soja es la que mejor defiende el resultado económico de la próxima campaña

Pasamos una nueva semana con el foco puesto sobre las condiciones climáticas en USA. En este sentido, transitamos los últimos siete días con condiciones ideales para los cultivos. De aquí en adelante, las proyecciones están mostrando temperaturas y precipitaciones normales para los principales estados que componen el cinturón sojero-maicero de cara a los últimos 10 días de Julio. En la medida que el mercado internaliza estas noticias, las cotizaciones no hacen otra cosa que debilitarse día a día, a la espera de novedades que le permitan tomarse un respiro, tal como sucedió el pasado martes. Sucede que el USDA – el lunes luego del cierre – sorprendió al publicar en su tradicional informe de “evolución de los cultivos”, una baja de 2% en las categorías de bueno y excelente, tanto para la soja como para el maíz. Esto generó que los precios se recuperaran pero parcialmente, porque una vez superada la noticia, la bonanza climática se encargó corregir esa mejora entre miércoles y jueves.

El comportamiento descripto, nos pone de manifiesto que, en pleno desarrollo del mercado climático, habrá que estar muy atentos a las distintas oportunidades que el mercado nos brinde. En la medida que nos acerquemos a los 295 U$S para la posición Mayo 2014, habría que tener diseñadas alternativas flexibles que nos permitan “blindar” los márgenes presupuestados para el próximo ciclo, al menos, por la proporción de costos que tenemos hundidos/comprometidos. Como están repartidas las cartas hoy, nadie podría tildar de irresponsable decisiones como esas. Esto no significa que hay que salir alocados a cerrar posiciones. Sabemos que tenemos por delante 20 días críticos, que habrá que monitorear muy de cerca, con disparadores previamente elaborados para activar, en caso de que el mercado lo amerite.

Localmente, continuamos machacando las cuentas en pos de analizar la proporción que cada cultivo ocupará en el plan de siembra de la próxima campaña. La conclusión a la que llegamos es que, de no mediar algún inconveniente climático en USA en los próximos 20/30 días en USA, el maíz habrá recibido una gran condena en términos de precios, con lo cual, perderá atractivo económico, y la superficie que se siembre, será aquella que demande exclusivamente la rotación de cultivos. El resto, será todo soja.

Decimos esto, porque si realizamos el ejercicio de plantear el caso de una hectárea a ser sembrada, por la cual compiten maíz y soja, encontramos muchos fundamentos a favor de esta última. Veamos:

•             A los precios que actualmente ofrecen los mercados a futuro (maíz U$S 156 y soja U$S 289), los márgenes económicos – rendimientos promedio mediante -, favorecen a la oleaginosa.

•             Si analizamos la perspectiva de precios, la soja cuenta con mayores posibilidades de un repunte futuro. Transcurrido el bimestre julio-agosto, el mercado girará su mirada hacia el hemisferio sur, dado que, lo que hagan Argentina y Brasil en materia de siembra, será determinante en la composición de la oferta mundial. Dicho esto, lo que ocurra climáticamente allí, será crítico en la construcción de las cotizaciones. Por el contrario, lo que confirme USA en los próximos días, sin ser determinante, marcará gran parte del camino a recorrer por el maíz en nuestro próximo ciclo. En este caso, lo que transcurra en Sudamérica, sin ser irrelevante, tendrá menor peso relativo en materia de cotizaciones.

•             El forrajero nos obliga a realizar una inversión sustancialmente mayor, a la que nos demanda una hectárea de soja. El presente, nos encuentra con incertidumbre en el contexto político-económico, y con falta de liquidez en la industria, con lo cual, es de esperar que el productor, pretenda arriesgar lo menos posible por hectárea sembrada.

Todos los caminos perecieran indicar que, una vez más, la soja es la que mejor defiende el resultado económico de la próxima campaña. Pero aún no está todo dicho, los días que se avecinan serán críticos en materia de cotizaciones, y determinaran que la balanza se comience a inclinar hacia uno u otro cultivo.

 

Fuente: Juan Pablo Cañón – Mitikile S.A.