Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | December 1, 2022

Scroll to top

Top

Lunes 16 de septiembre de 2013

Datos del USDA impulsan precios de la soja a niveles ópticos muy importantes

Datos del USDA impulsan precios de la soja a niveles ópticos muy importantes

Esta semana estuvo marcada por la expectativa frente al reporte mensual del USDA que se difundió el jueves

El mismo finalmente resultó bajista para maíz y neutro a positivo para soja. Esto generó una fuerte suba que llevó a los valores locales a la zona de los 2000 $/tt en disponible y 300 U$S/tt a cosecha. Sin embargo tenemos por delante la presión de cosecha en EEUU y una muy importante intención de siembra sudamericana que puede llevarnos nuevamente a la baja. El maíz en tanto sigue muy atrasado respecto a la soja, y esto podría evitar que veamos caídas fuertes.

En el plano local dos elementos mantuvieron la plaza en vilo. Por un lado las lluvias que fueron bajas el fin de semana pasado para el centro y norte del país, e interesantes para el centro y sur, pero volvieron este fin de semana. Por el otro el anuncio de 3 mill.tt. adicionales de ROE VERDE de maíz, que podrían llegar a generar un problema de abastecimiento más adelante.

En cuanto al reporte del USDA es necesario tener presente que si bien en la primera parte de la campaña norteamericana el clima ayudó a los cultivos, en el último mes las condiciones secas y las altas temperaturas los afectaron, haciendo caer la calidad del maíz y la soja. Por ello se esperaba que tanto en maíz como en soja bajara la producción esperada para el ciclo 2013/14. En el caso de la soja ello ocurrió, con una caída de unas 3 mill.tt., pero la producción de maíz en vez de bajar subió levemente, lo que resultó negativo para sus precios. En tanto, esta semana comenzaron a darse algunas lluvias sobre el oeste de los grandes lagos, y se espera que sigan en el corto y mediano plazo. Sin embargo se duda de que las mismas lleguen a tiempo para mejorar los cultivos, que ya están muy avanzados.

Dado que el maíz cerró su etapa crítica antes de que el clima seco se instalara con fuerza, todavía se espera un rinde muy importante, que es refrendado por los datos de cosecha a campo de los primeros lotes. Estos podrían caer más adelante, dado que los cultivos tempranos son los que mejor están, pero claramente los rindes observados superan a los esperados.

En definitiva como el maíz baja y la soja sube, la relación de precios se está saliendo de todos los cánones normales. Esto podría generar un ajuste técnico de un momento a otro, y dada la presión de cosecha, y la fuerte apuesta de fondos a la suba, podríamos ver la corrección con bajas de soja más que con subas de maíz.

Un dato curioso en cuanto a las proyecciones del USDA es que este año Brasil desplazaría a EEUU como primer país productor de soja. Más allá de la curiosidad esto muestra que hay muchas chances de que esta campaña sigamos en Sudamérica generando la famosa reconstrucción de oferta, que podría terminar debilitando los precios.  Es por ello  que mientras los valores para noviembre y enero, referentes a la campaña norteamericana suben fuertemente, los precios de marzo y mayo se muestran más débiles, ya que en esa fecha ingresa la cosecha sudamericana. De todas formas aquí entra a jugar la cuestión climática, y en Sudamérica la cuestión no es sencilla: el norte de Brasil, Paraguay y Bolivia están secos, aunque comienzan ya a llegar lluvias.

Otro elemento clave que hay que tener presente es la demanda, y la misma sigue muy activa, especialmente en maíz, cuyos precios están debilitados. En soja las exportaciones están muy firmes, pero en un ritmo menos al del año pasado.

En cuanto al trigo, en el mercado internacional estuvo debilitado por una recomposición en la producción mundial. Sin embargo la firmeza de la demanda pone límite a las bajas y por otro lado los problemas productivos en Argentina y Brasil generan también un plus para los valores globales.

Pasando al plano local, los valores de la soja disponible, que reciben la influencia del recorte productivo norteamericano, ya que los remanentes de nuestro país se encontrarán con la competencia de la soja que se está trillando en ese país, pudieron subir y acariciar los $ 2.000 que no se pagaron abiertamente, pero a los cuales se tendió claramente. En tanto los valores de cosecha nueva se quedaron un tanto más relegados, aunque en el día del reporte del USDA estuvieron en los 300 U$S/tt (ROFEX). Ambos valores son más que interesantes para vender, aunque por el nerviosismo del mercado, y la cantidad de factores en juego, acompañaríamos esto de compra de spread de CALL o CALL puro. Quienes no quieran al momento comprometer mercadería en precios que vienen subiendo, al menos podrían tomar seguros a la baja por medio de PUT. Lo que no se puede hacer es quedarse a la espera sin hacer nada. Hace un mes la soja valía 270 U$S/tt.

En cuanto a la mesa de maíz, se determinó que existe un remanente exportable de unas 3,8 mill.tt. de las que se permitirá embarcar 3 mill.tt. Esto ocurre por proyecciones infladas de producción. El maíz que se está permitiendo exportar hará falta para el consumo interno más adelante, y le dará firmeza en algún momento al disponible, si los exportadores utilizan el permiso y embarcan. En las primeras jornadas luego de la reunión se vio poco interés de los compradores, pero debemos tener presente que venían con una posición comprada de entre 0,5 y 1,0 mill.tt. Por esto la recomendación en el caso del maíz viejo sería retenerlo a la espera de que el consumo interno se ponga nervioso y no quede suficiente maíz para todos. Igualmente como el maíz puede reemplazarse por otros cultivos si los precios aumentan, podríamos no ver una explosión de precios, pero si una mejora sustancial.

En lo que respecta a trigo, las lluvias de la semana pasada beneficiaron sólo a Buenos Aires, lo que junto con los calores de los primeros tres días de la semana, generaron un deterioro en la calidad de los cultivos. Esto lleva a que se posterguen ventas, aun cuando los precios son mejores que los de semanas anteriores. El trigo nuevo en el ROFES para Rosario ya supera los 220 U$S/tt, y son precios muy atractivos. Sin embargo, con la necesidad de trigo de los exportadores para abastecer un Brasil muy demandante, y de los molinos harineros que están desesperados por trigo, no es claro cuanto más podría mejorar el trigo.

Fuente: www.austral.edu.ar